El 15-M ocupa un banco por el desahucio de dos familias

La protesta tuvo lugar en dos céntricas sucursales de Granada · Un centenar de personas apoyaron a los afectados, que piden a la entidad una solución

 

El movimiento 15-M secundó ayer una protesta, seguida por un centenar de personas, ante dos céntricas sucursales bancarias de Granada en solidaridad con dos familias en riesgo de desahucio y para pedir la solución de ambos casos a la entidad, que según dicen los afectados se ha negado en varias ocasiones a la búsqueda de acuerdos.

Un momento de la protesta en el interior de la sucursal. | Una de las afectadas por la situación derivada del impago.

 

Una de las familias afectadas es la conformada por Rosario y Emilio, una pareja que vive con sus dos hijos y el padre de ella en un pequeño piso del barrio del Zaidín por el que se hipotecaron, informó ayer el grupo Stop Desahucios, promotor de la protesta. 

Tras más de diez años trabajando en el sector de la hostelería, el cabeza de familia quedó en paro, mientras que su mujer vio reducida su jornada laboral a tres horas diarias, por lo que sus ingresos se redujeron a 400 euros al mes, lo que les impedía continuar pagando la hipoteca. 

Desde 2010 informaron al banco y a su financiera Santander Consumer de la nueva situación y de la predisposición de la familia a llegar a un acuerdo para poder seguir abonando las cuotas. Según el comunicado de Stop Deshaucios, la oferta del banco consistió «en entregar las llaves del piso y facilitar un nuevo crédito para que respondan a la deuda de más de 150.000 euros». Finalmente, el piso fue subastado y se adjudicó a través de una empresa inmobiliaria filial. 

José Iglesias, miembro del Grupo Stop Desahucios, señaló a los periodistas que la casa fue subastada a la mitad de su tasación y exigió la «dación en pago retroactiva», a lo que el banco se ha negado de momento. 

El otro caso afecta a Orlando, de 37 años y con un hijo a su cargo, que compró su vivienda en el año 2006, fecha desde la cual cumplió regularmente con sus cuotas hipotecarias. 

En 2008 perdió su empleo, y desde hace cuatro meses no ha podido pagar la hipoteca, según el movimiento, que mantiene que desde entonces el banco «ha hecho oídos sordos» a sus propuestas para solucionar esta situación, y aunque en un principio ofreció el pago de los intereses con cuotas de 160 euros y el hombre se mostró de acuerdo, más tarde la entidad se desentendió de la propuesta. Dice el afectado que cuando acudió a la oficina bancaria le dijeron que o pagaba o se iba «a la calle». 

El banco «amenaza ahora con iniciar el procedimiento para apropiarse de la vivienda a la mitad de su valor y después reclamarle la diferencia entre el valor actual de tasación y la cuantía por la que se adjudicaría la vivienda», según el grupo. 

Aunque en un principio la concentración comenzó en una sucursal bancaria de la calle Recogidas, la presencia de agentes policiales en la puerta obligó a ésta a trasladarse al edificio de la misma entidad en Gran Vía, donde bajo el lema «Este banco, estafa, engaña y echa a la gente de sus casas» un grupo de protestantes ha entrado al interior para corear otras frases contra los desahucios. 

No se han registrado incidentes, aunque la Policía Nacional ha identificado a una de las personas que accedió a la sucursal.

 

Fuente: http://www.granadahoy.com

 

Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.