Comunicado de apoyo al SAT

La acción del sindicato SAT en dos supermercados de Écija y Arcos de la Frontera es un acto legítimo de verdadera lucha contra el hambre, de solidaridad entre iguales más allá de la caridad que se ejerce de arriba abajo y que no ahonda en las raíces del problema.

La injusticia de este sistema es flagrante, ya que los criminales que han causado esta crisis siguen a día de hoy enriqueciéndose mediante la degradación de las condiciones de vida de la mayor parte de la población. La justicia ante tales agresiones contra toda la población se queda muda. Pero cuando se toma comida de donde sobra para poner donde falta, el estado de derecho salta al cuello de aquellos que lo intentan. Ellos califican este acto de barbaridad,  pero nosotros creemos que en una sociedad democrática, repartir no es una barbaridad, sino un acto de solidaridad. Si una sociedad premia a los que roban millones dejando los servicios sociales sin financiación, y mete en la cárcel a aquellos que demuestran solidaridad, esta sociedad necesita un cambio profundo y radical.

La acción del SAT es un acto de pura supervivencia que muestra el camino a seguir para la cuarta parte de la población del Estado español. Lo realmente importante es que los niveles de pobreza y desigualdad social han incrementado de manera alarmante desde el inicio de la crisis. Las personas en riesgo de exclusión social han incrementado a más de un 25% de la población; las personas en riesgo de pobreza han incrementado por encima del 20%; los trabajadores en riesgo de pobreza, por encima del 23%. Además las políticas neoliberales que el gobierno de Rajoy ha llevado hasta sus últimas consecuencias solo generarán más hambre, pobreza e injusticias que una democracia no debería soportar.

La inmoralidad de las conductas de los poderosos y la ausencia culpable de exigibles políticas de lucha contra las desigualdades sociales y económicas han llevado y nos llevan a quienes tenemos un auténtico sentimiento de comunidad a darnos cuenta de la necesidad de organizarnos, tomar las decisiones políticas, económicas y sociales que nos afectan, y realizar acciones legítimas de solidaridad como la llevada a término por el SAT del pasado siete de agosto y como las que llevamos emprendiendo a través de la paralización de desahucios y la liberación de viviendas propiedad de bancos y cajas que han recibido dinero público para que puedan habitar en ellas las personas que no tienen casa.

No se hace con ello otra cosa que cumplir la garantía de los derechos básicos que los poderes públicos, según el artículo 128.1 de la propia Constitución Española, tienen la obligación inexcusable de cumplir: “Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general”. Lejos de este cumplimiento de la Constitución, se está esquilmando a los más débiles, y desviando los recursos destinados a proveerles de sus derechos básicos hacia la banca culpable de su situación.

Rechazamos la caridad por perpetuar los males que intenta paliar, y reclamamos en su lugar la justicia social cristalizada en solidaridad. Ésta no debería ser necesaria allí donde los poderes públicos tienen la obligación inexcusable de garantizar los derechos básicos tal como dice el artículo 128.1 de la CE “Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general”. Y más en un país donde no es que falte dinero, sino que el que hay se le está transfiriendo en cantidades gigantescas a los criminales culpables de la crisis. Nosotros tenemos claro cuál es “el interés general”.

Por todo ello, desde Economía Sol-15M queremos mostrar todo nuestro apoyo y solidaridad con el SAT y con los compañeros detenidos e imputados, ofreciéndonos para lo que necesiten.

Asimismo, y siguiendo la estela de sus acciones, llamamos a la población a la desobediencia civil en todas sus formas como herramienta de autodefensa ante los salvajes ataques del capital que estamos sufriendo por parte de banqueros, organismos financieros, élites económicas, grandes empresarios y políticos cómplices que son los verdaderos culpables de esta situación.

 

Fuente: http://madrid.tomalaplaza.net

 

.

Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Difusión. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *