Aviso urgente a todos los estafados por las acciones de Bankia

El ex presidente de Bankia en un gesto de preocupación

El domingo – 1 de agosto 2012 – hace escasamente 72 horas colgaba en el blog el post Rato miente como un bellaco y sus señorías le ríen las gracias, como si realmente existiera la telepatía anunciaba por donde iba a transcurrir la demanda de UPyD y el movimiento 15MpaRato en manos de juez Fernando Andreu. Intuía que la demanda iría por los mismos derroteros cuando él denunciado pertenece a los mandamases del poder económico o a políticos de postín.

En el caso de Bankia la comunión es todavía mayor entre unos y otros. Con estos mimbres el camino de la papelera esta cantado sobretodo si se atiene a los antecedentes de todas estas demandas. El teatrillo es el siguiente: se admite la demanda para dar apariencia de que el Estado de Derecho está a todas, vamos que todos somos igual ante la ley y quien la hace la paga.

El primer acto del teatrillo pasa a los medios de comunicación que exaltan la determinación de una justicia ciega. La fiscalía se hace cargo del procedimiento admitiendo a trámite la demanda ya que supone suficientes indicios para ser investigados. A continuación, unos días de silencio para dar la sensación que investigan los pormenores denunciados, y de repente el fiscal del caso, resulta que ha encontrado la piedra filosofal que concuerda con la defensa: no a lugar a juicio alguno y se invoca el rollo de siempre, para salir por la tangente, la falta de legitimidad del denunciante. 

Antecedentes haberlos si los hay. Me remito al escrito que el fiscal del caso de las cesiones de crédito, Vicente González Mota, cuando la acusación popular acorralaba al Banco de Santander con Emilio Botín a la cabeza por un fraude monumental a la Hacienda Pública. El auto del fiscal indicaba que si se permitía una acusación “esto equivaldría a permitir que cualquier ciudadano no perjudicado u ofendido por el delito pueda, por su sola voluntad, actuar incluso en contra de los intereses del perjudicado u ofendido por el hecho ilícito y en contra del criterio del fiscal” que defiende el interés público. Se necesita tener morro para aludir el interés público cuando se hace todo lo contrario. Defraudar una millonada a Hacienda es de interés público.

Sigo con el teatrillo. Una vez que el fiscal se pronuncia va a la suya, evita entra al trapo si hay o no hay delito, en su lugar enfatiza la falta de legitimidad de la acusación. Se va directo a la yugular, muerto el pero muerta la rabia y se baja el telón y el teatrillo esta finiquitado. El juez, sin la acusación del fiscal y con la acusación popular desactivada por falta de legitimidad no le queda otro remedio que archivar el procedimiento. Una burla, una autentica burla a la ciudadanía que paga el sueldo de toda esta gentuza que dice defender el interés publico cuando defiende cobardemente su puesto de trabajo. Aclaremos una cuestión de todo este teatrillo que representa la Justicia española, cuando se admite a tramite la demanda tiene por objeto facilitar la entrada en el programa de lavado sibilinamente establecido, el descrito en el párrafo anterior, con el fin, que el asunto que se trate salga limpio y con blancura radiante. Por mucho que buscamos no vemos delito por ninguna parte. Unos linces. Pero veamos porque estos funcionarios no encuentran delito; el estamento fiscal tiene estructura piramidal, el fiscal asignado al caso tiene un jefe y éste jefe tiene otro y tras la cadena de mando llegamos al Fiscal General del Estado, un osito de peluche que cada gobierno se trae debajo del brazo con la particularidad que recibe ordenes a través de mando a distancia.

El juez Fernando Andreu ya especializado en redimir banqueros

 

Eso es todo amigos, esta es la justicia española y esta la separación de poderes. La secuencia os la podéis imaginar: Rajoy pulsa el mando, el osito de peluche recibe las microondas y las impulsa cadena abajo hasta que llega al dócil fiscal que ya tiene preparado el argumento para salir felizmente del atolladero. Así no vamos a ninguna parte, el país se ha ido al carajo porque algunos jueces y fiscales, digamos muchos, han traicionado o se han alineado con el poder con tal de medrar un escalafón en su carrera judicial. Ni tan siquiera ahora que las cosas se ponen feas esta casta de togas y puñetas son capaces de hacer bien su trabajo.Tampoco se les pide tanto, tan sólo que hagan su trabajo nada más y sino que se lo busquen en otro sitio.

A estos funcionarios se les tiene que perder todo el respeto. Veamos los argumentos, siempre sacados de la manga, de los fiscales del asunto Bankia Alejandro Luzón y Luís Rodríguez Sol, estos angelitos dicen que Unión Progreso y Democracia (UPyD) está personada como acusación popular y sólo puede pedir medidas penales, cuando ésta es civil, y que el 15M en realidad representa a accionistas, cuando la intervención sólo puede ser solicitada por acreedores o por empleados. Todo está cogidos por los pelos tratando de defender, a capa y espada, al Consejo de Administración de Bankia, los fiscales se explican así: “La mera pertenencia al consejo de administración de BFA o Bankia es un criterio de imputación genérico, válido como punto de partida a una investigación que se antoja, repetimos, necesaria, pero insuficiente en sí mismo para la atribución de conductas delictivas concretas razón por la que resulta conveniente supeditar la declaración de los miembros de dichos consejos a lo que resulte de a práctica de otras diligencias a las que luego nos referiremos y que permitirán también acotar el alcance de la imputación a todos o sólo a parte de los consejeros e incluso a otras personas que no ostenten dicho cargo”. Palabrería, se anuncia una investigación a la espera de recibir instrucciones vía microondas del osito de peluche. Las instrucciones, y en este caso con mayor énfasis al estar implicados, mayormente, políticos del PP   siempre son: nos largamos por la tangente.

El Fiscal General del Estado, Eduardo Torres-Dulce, sin comentarios

Los ciudadanos, el populacho se pueden quedar atónitos al percatarse que estafas monumentales se enjuagan en un abrir y cerrar de ojos: Rodrigo Rato sale triunfal de su comparecencia en la Comisión del Congreso de los Diputados y acto seguido la señora justicia se torea a la acusación por la vía de la deslegitimación. Unos y otros una pandilla de criminales. No pretendo, exclusivamente, clamar al cielo, he pensado dejar este texto en este punto para a continuación dos cosas, a) para aquellos que lleguen de nuevo remitirles al anterior post, el ya citado Rato miente como un bellaco y sus señorías le ríen las gracias ya que forma parte intrínseca con lo que en este se dice y b) aportar una posible solución que dejo a continuación con el título de una cita atribuida a Emiliano Zapata. Anticipo que va en línea de lo jurídicamente correcto “sólo el directamente perjudicado u ofendido por el delito es el acusador particular” creo que de esta forma se desactiva el fácil y recurrente vicio de deslegitimar al denunciante.

 

“Si no hay justicia para el pueblo que no haya paz para el gobierno”

Emiliano Zapata un revolucionario en busca de justicia

Los administradores de Bankia, un conglomerado de cajas de ahorros arruinadas y controladas por una caterva de políticos sin ninguna capacidad para dirigir instituciones bancarias y situados en el Consejo de Administración por su pertenencia y afinidad a los partidos políticos que logran encaramarse a estas poltronas con el resultado, previsible por incapacidad, de las descapitalización y quiebra de estas sociedades. Para tapar el desaguisado y ocultar sus latrocinios los administradores de Bankia recurrieron al engaño y la estafa emitiendo acciones y colocándolas entre los ahorradores de su propia institución disimulando y escondiendo información aprovechando la alcurnia por la que se hacen representar.

Mienten y engañan con tal de enterrar sus vergüenzas con los ahorros de la buena gente, inventan y se aprovechan del poder que se han otorgado practicando una intervención, inventada por insólita. El gobierno intervine el Banco Financiero y de Ahorros S.A. un socio de Bankia para así no aplicar el protocolo establecido por el Banco de España para catástrofes de este tipo que conlleva la destitución del Consejo de Administración y la sustitución por funcionarios y representantes del Fondo de Garantía de Depósitos Bancarios. En el caso de Bankia nada de nada. Ni tan siquiera la señora Justicia permite que a los administradores del banco se les pueda reclamar lo que parece evidente.

Para no entrar en el fondo de la cuestión no hay nada mejor que desactivar al denunciante atribuyéndole falta de representatividad. ¿Qué tal si el presunto estafado se representa así mismo? De esto se trata cuando la señora Justicia no le viene de gusto las demandas colectivas. Si no quieres caldo dos tazas. Pues que sean centeneras o miles de denuncias individuales las que pongan de manifiesto el engaño perpetrado yveremos entonces que se inventan para activar la señal por microondas.

Antes de rematar el tema sería conveniente que le echaras un vistazo a uno de los artículos en el archivo del mes de Abril: ¿Alguien explica como hemos llegado a esta ciénaga? (1). En la segunda parte ¡Camarero, una de impunidad absoluta! Marchando … donde hay una anécdota que ilustra lo que hoy ocurre que no es más que una repetición de otra repetición, pero en está ocasión viene como anillo al dedo con personaje incluido. No te lo pierdas.

Dejo al pie de este artículo una escrito de denuncia para todos aquellos que se sientan engañados, o estafados si se prefiere, por la colocación de las acciones de Bankia. Trato de no tropezar con la misma piedra en el camino: Una demanda sobre la solvencia de la entidad, la necesidad de intervención, la responsabilidad genérica de los administradores y otros aditivos, con todo el respeto a los letrados que las han llevado a los tribunales, incluso sin cobrar un euro por su trabajo, es tanto como plantear batalla en campo abierto: el enemigo se escapa por los amplios flancos. Creo que el éxito, si puede haberlo, está en un asunto concreto con argumentos simplificados y extraído de los documentos firmados y ratificados por los propios administradores que no admite dimes y diretes sobre su intervención fraudulenta. Con este modelo puedes copiar y pegar, rellenando los datos particulares, y presentar la denuncia en la Fiscalía de tu comunidad, presentas original y copia con el fin de que te sellen el documento, o bien la remites por correo administrativo: presentas en la oficina de correos de tu población original y copia y lleva preparado un sobre con la dirección postal, el funcionario te sellará la copia y el original lo introducirá en el sobre. Para efectos legales es lo mismo que la presentación en fiscalía. Sólo pido a los que decidan utilizar este texto de denuncia que remitan un comentario al blog para que pueda determinar si este tipo de shows tienen algún efecto o me sale más a cuenta ir a tomar el sol a la playa.

 

Fiscalía de la Comunidad Autónoma de Madrid

Fiscal Superior D. Manuel Moix Blázquez

(en fiscal.es puedes encontrar la fiscalía que corresponde a tu población)

El abajo firmante (nombre y apellidos) Documento Nacional de Identidad (número) con domicilio (población, calle y piso) adquirió (número de acciones) acciones de la sociedad Bankia S.A. Adjunto la documentación acreditativa de esta operación por la que he resultado enormemente perjudicado. (adjuntar a este escrito la documentación) No se trata de no asumir los riesgos que conlleva la inversión en el mercado bursátil sino que los administradores de Bankia por la información recogida en la red de Internethttp://ataquealpoder.wordpress.com/2012/07/29/Rato-miente-como-un-bellaco-y-sus-señorías-le-ríen-las-gracias/  no han actuado conforme lo dispuesto por la ley al poner en circulación las acciones y determinar, a su libre albedrío, un precio sin el juicio y sin la supervisión del auditor del banco que representa la garantía que los estados financieros se corresponden con la valoración asignada. En la información referida extraigo el siguiente párrafo con datos, según el autor del artículo Josep Manuel Novoa Novoa, referidos al Folleto Informativo correspondiente a la oferta pública de suscripción y admisión a negociación de las acciones de la sociedad Bankia, dice así:

“Nos tenemos que ir al citado Folleto donde los administradores están obligados a determinar el precio de las acciones que van a poner en circulación y sin más se pronuncian que las acciones están en una banda que va desde los 4,41 euros a los 5,05, calculado en base de los estados financieros a 31 de diciembre de 2010, por lo que representa valorar el banco entre los 7.641 millones de euros a los 8.749 millones. En la página 383 del Folleto en el apartado 5.3 Precios dice lo siguiente: “Se hace constar expresamente que la Banda de precios ha sido fijada por el Banco en común acuerdo con las Entidades coordinadoras Globales, sin que exista un experto independiente que asuma responsabilidad alguna por la valoración de las acciones de Bankia resultante de dicha Banda de Precios. La banda de Precios se ha establecido siguiendo procedimientos de valoración de empresas generalmente aceptados por el mercado en este tipo de operaciones y teniendo en cuenta las características y circunstancias propias del Banco y la situación presente en los mercados financieros internacionales. Se hace constar que el precio o precios definitivos de las acciones de la Oferta podrán no ser comprendidos dentro de la referida Banda de Precios”.       

Creo que no pasará desapercibido lo remarcado en negrita de que no existe experto que asuma responsabilidad alguna sobre la valoración.

La Ley determina que será el auditor, como experto quien, con su juicio, determine la bondad de la valoración dada por los administradores. 

¿Qué pasó para que el auditor se diera a la fuga y no aplicara su juicio, ni tan siquiera a la baja, y dejara colgados a los administradores de Bankia? La disconformidad, total y absoluta, en el precio fijado.

En esta tesitura, a los administradores de Bankia con Rodrigo Rato a la cabeza no les quedaba otra opción que recurrir al neto patrimonial contable,operación que tan sólo requiere una simple división: Capital, 1.816 millones, acciones 908 millones. Resultado de la división: precio de la acción 2 euros de valor nominal.

No lo hicieron y se tiraron a la piscina fijando un precio de 3,75 euros  por acción, un 15% por debajo de mínimo de la banda. Este, el del descuento, no es el problema, el problema, si nos atenemos al párrafo que consta en el Folleto, se trata que las acciones que salieron a Bolsa carecían del visto bueno del auditor que la Ley obliga. Esta es la razón, más que suficiente, que los inversores institucionales apreciaron como una tomadura de pelo nunca vista.

Todos salieron pitando de la oferta de acciones de Bankia. Las acciones salían al mercado con la sospecha que las cuentas de la agrupación de cajas arruinadas era una ruina mayor. El “mercado” de las acciones de Bankia quedó acotado a aquellos que carecían de la, vital, información: los desamparados ahorradores que fueron embaucados por la propia entidad de emitía las acciones”.

Es por eso que

SOLICITO a esta fiscalía que tenga por presentado este escrito y en atención a los hechos expuestos, tenga a bien abrir diligencias informativas con el fin de investigar si el incumplimiento en la fijación del precio de salida al mercado bursátil se realizó conforme a lo dispuesto por la Ley y puede dar lugar a responsabilidades penales por parte de los administradores de Bankia.

Y, además, si la colocación masiva en el mercado domestico con una sobrevaloración imposible de detectar por particulares no avezados a la lectura de un Folleto con casi 500 páginas a lo que hay que añadir que en ningún momento hubo aviso previo por las autoridades del control bursátil, que me reservo, por ahora, las acciones legales que considere oportuno. En definitiva solicito a esta fiscalía que resuelva si el precio de salida de las acciones de Bankia puede ser constitutivo de delito por parte de los administradores del banco.

Dejo a continuación las personas que componían el Consejo de Administración de Bankia S.A.

D. Rodrigo de RATO FIGAREDO, D. José Luís OLIVAS PARTÍNEZ, D. Francisco VERDÚ PONS, D. José Manuel FERNÁNDEZ NOMIELLA, Dª. Carmen CAVERO MESTRE. D. Arturo FERNÁNDEZ ÁLVAREZ, D. Alberto IBÁÑEZ GONZÁLEZ, D. Javier LÓPEZ MADRID, D. Juan LLOPART PÉREZ, Dª. Araceli MORA ENGUÍDANOS, D. José Antonio MORAL SANTIN, D. Francisco Juan ROS GARCÍA, D. José Manuel SERRA PERIS, D. Milano SOTO RABANOS y D, Antonio TIRADO JIMÉNEZ.

En Madrid, a (poner fecha)

(poner firma)

 

Fuente: http://ataquealpoder.wordpress.com 

 

.

Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Economía, Legal, Propuestas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *