19 de febrero; ¿y la lucha de clases?

«Luchad! luchad, oh ‘PROLETARIOS’! esperanza!»

Asistí a las manifestaciones –con el objeto de hacerme una idea a pie de calle- convocadas en contra de la reforma laboral impulsada por el gobierno de Rajoy, esa que sólo es el eslabón último de una larga cadena de traiciones ejecutadas con anterioridad por los socialdemócratas del PSOE, y las cúpulas de esos mismos sindicatos –CCOO y UGT- que claman en las calles…

Haciendo una lectura objetiva, y tomando en cuenta lo que acontece, encuentro que la concurrencia a la convocatoria resultó escasa, tanto si se trata de 100 mil o de 1 millón de personas, pues el mínimo de manifestantes que deberían de haber hecho presencia son esos 5’5 millones de desempleados que salpican la realidad económica del estado español…, y como máximo, los 25 millones de sujetos económicamente activos cuyos derechos laborales están siendo extinguidos…; en cuanto resulta evidente que nos encontramos ante una desmovilización terrible del proletariado europeo y en particular del español, que se debe entre otros factores a esa exitosa idea del capitalismo, la clase media, repetida hasta la saciedad por la socialdemocracia como instrumento blando del capitalismo en primera instancia, y ahora como avanzadilla de las reformas neoliberales creadas a medida del sujeto social absoluto, el mercado, y que nos retrotraen a épocas anteriores a las luchas sindicales. Entiéndase que la clase media no es más que una gigantesca masa de proletarios desclasados…

Pero esa desmovilización también es un efecto de la traición de las dirigencias sindicales que ya no representa a los trabajadores…, pues desde que los sindicatos mayoritarios –CCOO y UGT (aproximadamente el 80% del presupuesto sindical procede del estado)- fueron incluidos en los presupuesto del estado español… estos pasaron a convertirse en apéndices del mismo, al punto que las cúpulas han terminado por defender la voluntad de sus señores en el gobierno…, y en órganos de dominación efectiva de la clase trabajadora. Es aquí donde el movimiento 15M puede resultar en el órgano que vehicule la activación de las bases sociales, sin embargo, desde mi óptica seguirá teniendo la misma dificulta para actuar como un verdadero movimiento emancipador más allá de las asambleas…, es decir, se seguirá careciendo de una vanguardia que sea capaza de dirigir a las masas hacia objetivos concretos e inmediatos como es el de detener la reforma laboral…

En cuanto a los otros actores, destacar el papel de Izquierda Unida que siempre se ha comportado como un órgano del PSOE, ¿Quién no recuerda el apoyo a la primera reforma laboral propiciada por los socialdemócratas y los sindicatos mayoritarios?; ahora se encuentra en una realidad en la que debe de demostrar sus capacidad organizativa y vanguardizar las luchas que justifican su existencia, la otra opción es desaparecer… Al respecto del Anarco-Sindicalismo, muy beligerante en todo los momentos históricos y activo en la defensa del los derechos laborales, sigue resultando en una fuerza demasiado minoritaria en comparación como para propiciar una masiva movilización…

Dado el panorama que se observa, se han de vencer tanto enemigos internos como externos…, disipar en lo posible las pequeñas luchas gremiales y reorganizar a la clase trabajadora en torno a ideas comunes… fundamentadas en la lucha de clase abandonada ya hace varios lustros, y por supuesto, enterrar para siempre las luchas de fecha determinada creadas por los órganos burocráticos… y retornar a las luchas indefinidas, único instrumento efectivo de lucha obrera…; parece que hasta el momento sólo los Helenos, liderados por el ΚΚΕ (Partido Comunista de Grecia), lo han entendido…

 Parafraseando al gran Martí:

 «Luchad! luchad, oh ‘PROLETARIOS’! esperanza!»

 

Fuente: http://www.kaosenlared.net

 

Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Convocatorias, Difusión, Economía, Empleo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *