COMUNICADO DEL GT ECONOMÍA DE SOL EN APOYO AL PUEBLO GRIEGO

De EEUU a Bruselas, de Grecia a Bolivia, de España a Túnez, la crisis del

capitalismo se agrava. Y sus causantes son los que nos imponen las recetas para

superarla. Estas son: la transferencia de fondos públicos y rentas del trabajo a

entidades financieras privadas y grandes empresas. De manera que los pueblos

pagan la factura de la crisis con políticas de recorte, reformas que anulan los

derechos conquistados durante generaciones y rescates bancarios con fondos

públicos. Medidas que solo agravan la situación como demuestra que dos años

de imposición de estas medidas en Grecia han duplicado la tasa de desempleo y

multiplicado por cuatro el número de personas que viven en la pobreza.

En la UE, los ataques de los mercados financieros sobre las deudas soberanas

chantajean a Gobiernos cobardes y secuestran Parlamentos, que adoptan

medidas injustas sin atreverse a someterlas previamente a referéndums para que

la ciudadanía tenga la opción de elegir su propio destino y decidir. Lejos de

tomar firmes decisiones políticas frente a los mercados financieros y la banca , en

lugar de gravar a la grandes fortunas y corporaciones multinacionales, y a

quienes especulan sobre la deuda, verdaderos ganadores de la crisis; Los

gobernantes europeos proceden a importantes recortes presupuestarios en

educación y sanidad, privatizan las empresas públicas, aumentan los impuestos

sobre el consumo (IVA) y las rentas bajas, imponen reformas laborales que bajan

los salario, abaratan el despido y nos hacen perder los derechos adquiridos

durante décadas, reducen las pensiones y las ayudas sociales. ¡NO al

sometimiento de los pueblos al golpe de los mercados!; NO a este ataque frontal

contra la democracia.

En el caso de Grecia, su enorme deuda ha sido el instrumento que las élites

nacionales y extranjeras han utilizado para mantener la acumulación exponencial

de sus riquezas, durante las últimas décadas. La deuda pública griega procede de

la época de sus dictaduras militares, del escandaloso gasto incurrido en los juegos

olímpicos de 2004, de contratos firmados con empresas transnacionales que

sobornaron a los políticos, como la alemana Siemens, de la compra de

equipamiento militar a Alemania, Francia y Estados Unidos , de la aplicación de

políticas fiscales profundamente regresivas donde los que más tienen menos

pagan y de los intereses del pago de la propia deuda a niveles de usura.

El derecho internacional reconoce una deuda como ilegítima cuando ha sido

adquirida de espaldas a los intereses de la población y en beneficio a intereses

particulares, igualmente considera que cubrir las necesidades fundamentales de

la población, garantizando el absceso a la vivienda, la educación, la sanidad, la

alimentación, etc. siempre tendrá carácter prioritario ante el pago de la deuda.

A pesar de ello los ciudadanos Griegos son sometidos a políticas de recorte que

vulneran los derechos sociales básicos de la población y aumentan la pobreza, la

desigualdad social y el desempleo.

Del mismo modo en España el engaño de la deuda pública es utilizado como

excusa para justificar los graves recortes en servicios sociales, la privatización de

servicios públicos y la reforma laboral. Decimos engaño porque la deuda pública

española supone el 66% de PIB muy por debajo de Alemania ( n un 81,8 % ) ,

y un 21% por debajo de la media de la eurozona (87,4%) , sin embargo, es

utilizada como excusa para desmantelar el estado social, mientras se utiliza

dinero público para avalar y cubrir las deudas del sector bancario, en una

conversión de deuda privada en deuda pública, en un ejemplo de socialización

impune de las pérdidas tras haber privatizado escandalosamente las ganancias.

La Unión Europea, con el apoyo de otras instituciones supra-nacionales y no

democráticas, como el FMI se unen para presionar a Grecia y a otros países

europeos demostrando que sirven a los intereses de las élites financieras antes

que a la ciudanía griega o del resto de Europa.

Los recortes económicos vienen acompañados de restricciones a las libertades

democráticas. Entre ellas, la libertad de reunión y manifestación, o la extensión

del acoso y la amenaza a lxs ciudadanxs que quieren ejercer su derecho a

participar en el rumbo del país. ¡Incluso en las plazas de nuestros pueblos y

ciudades!

¿Entonces, qué? ¿Estamos condenados eternamente a este sistema generador de

desigualdades e injusticias? La elaboración de la respuesta debe ser cosa de todxs.

Pero dependerá de la unidad y solidaridad entre nuestras poblaciones,

Grecia, España, Italia y Portugal, en el proyecto común de una Europa

democrática de los pueblos que tendrá prioridades diametralmente opuestas a las

de la Europa actual de los banqueros, especuladores y capitalistas. Así pues,

¡sigamos luchando unidos! Lxs ciudadanxs tenemos derecho a ser artífices de

nuestro futuro, tanto en lo político como en lo social y lo económico.

No a las políticas de recortes!

No al rescate bancario!

No al pago de la deuda ilegitima!

Nuestro firme apoyo a Grecia. No dejemos que la democracia, allí nacida, se

pervierta y degenere. ¡Adelante compañerxs!

¡No debemos nada, no vendemos nada, no pagaremos nada!

Febrero 2012

Funte: Grupo de Trabajo de Economía Sol. Movimiento 15

Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Economía, Huelga General, Varios. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *