Un fracasado ‘ex Lehman’ designado para sacar a España de la crisis

Un ‘ex Lehman’ para sacar al país de la crisis


Dirigió la filial en España del banco de inversión de EEUU que quebró en 2008

Ha dicho Mariano Rajoy que quiere más Europa. Sea. Si el Viejo Continente, cada vez que baja la música de la crisis financiera, se encuentra con un ex Goldman Sachs sentado en otra silla de poder (al frente del BCE, en Grecia, en Italia) España tendrá al timón del Ministerio de Economía a un ex Lehman Brothers. La banca de inversión americana ya tiene su cuota española. No hay mejor currículum. Luis de Guindos, el hombre que dirigió la filial en España del gigante que arrastró a la economía mundial con su quiebra, el economista que dijo en junio de 2008 que la reestructuración de la matriz por sus errores con las hipotecas no tendría repercusión aquí y se encontró meses después echando el cierre, será el encargado de gestionar la cartera más delicada del Gobierno. Aquella experiencia, ha declarado en más de una ocasión, fue la más dura de su vida laboral. No volverá a la banca de inversión, ha dicho.

A ella llegó en realidad del mundo de la política. De Guindos fue secretario de Estado de Economía en tiempos de José María Aznar y hubiera aspirado a más y antes con Rajoy. No pudo ser y acabó en Lehman. Con la crisis, llegó la segunda oportunidad. Dicen que, cuando le propusieron convertirse en presidente de Caja Madrid (hoy Bankia) para frenar las intenciones de Esperanza Aguirre en la entidad madrileña, contestó a sus allegados que prefería esperar. Iba a ser ministro de Economía. Hoy es su admirado Rodrigo Rato quien se sienta al frente de Bankia.

Será el encargado de sanear los activos del ladrillo de la banca

De Guindos es un hombre de arremangarse. Madrileño del Atlético, nacido en 1960, obtuvo el premio extraordinario de fin de carrera al licenciarse en Ciencias Económicas y Empresariales por el Colegio Universitario de Estudios Financieros de Madrid y aprobó la oposición a técnico comercial y economista del Estado con el número uno de su promoción. Pasó de Lehman a la entidad que se encargó de liquidarla en este país: la consultora PricewaterhouseCoopers, donde seguía hasta ayer y, en el breve lapso entre una y otra, estuvo a punto de ser fichado por el banco japonés Nomura y ocupa cargo de consejero en Endesa. Otra cosa es dónde vaya a poner su capacidad de trabajo, ese perfil que él definió hace tiempo, cuando le preguntaron por su porra de ministro de Economía, como “alguien que se va a dejar la vida”.

El gran reto de De Guindos estará en el sector financiero. El PP ha puesto como prioridad de su Gobierno sanear los activos inmobiliarios tóxicos que siguen en poder de bancos y cajas de ahorros. Al frente de Economía y, por tanto, como máximo responsable del Tesoro, tendrá que lidiar con los vencimientos por 120.000 millones de euros de deuda del próximo año más los 40.000 millones estimados de déficit. Tampoco es casualidad que en su cartera vayan a grabar el cargo de Competitividad junto al de Economía. Es parte de su discurso habitual que España saldrá de esta logrando ser más barata que otros y eso pasa, según él, por acabar con la negociación colectiva tal y como está regulada hoy. Otra cosa es que Rajoy lo va a atar corto. Hasta en la Comisión Delegada para Asuntos Económicos tendrá al presidente sentado a su lado.

Fuente: http://www.publico.es

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Economía, Elecciones 20N. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Un fracasado ‘ex Lehman’ designado para sacar a España de la crisis

  1. MDF dijo:

    Crónicas de Spainlandia:

    Si muchos son los que a estas alturas aceptan el gran parecido de este expolio económico con el de la Gran Depresión del siglo XX, aún son pocos los que no se han percatado de la gran similitud entre las respectivas situaciones políticas. Tanto el fascismo como el nazismo aprovecharon la extensa desilusión generada en las clases medias por unas izquierdas que se mostraron incapaces de implementar una alternativa real, con las masas detrás, para frenar el robo creciente y suicida perpetrado por las entonces clases dominantes. ¡Qué ardan las avenidas! no era en tales tiempos, ni lo es ahora, una estrategia de finalidad revolucionaria, era y es simplemente una desesperante necesidad de las clases sociales medias y basales. El equivalente a un nicho evolutivo darwiniano que si una especia deja libre otra lo ocupará. Y si las izquierdas lo abandonan, si no satisfacen tal reclamación, lamentablemente otros, ya sin antorchas ni Führer pero con la misma carencia de escrúpulos, volverán y lo harán. No se olvide que el nazismo fue un electo y particular keynesiano: extrajo al alemán de la depresión y la miseria, le otorgó el pleno empleo, le permitió disfrutar de la vivienda… Que ello se alimentara de la vecina sangre y territorio, de la reinstauración de una esclavitud asesina, de la detención preventiva de millones de nuevos parias, de su traslado y aniquilación en una industria diseñada para el exterminio… fueron para ese alemán sólo un “daño colateral” ante el cual debía taparse oídos y nariz y vendarse los ojos. ¡Volverán!.

    ¡Y ya están volviendo!. Incapaces de reaccionar en esa calle que por historia es nuestra y no de ellos, con la boca abierta más allá de nuestras posibilidades biológicas, veremos como a la “matanza de Badajoz”, a la cruenta “represión de la bahía de Cádiz”, a los civiles asesinados en la “carretera de la muerte de Málaga a Almería” y a un largo, largísimo, etcétera se les niega la condición de crímenes contra la humanidad alegando, para justificar la infamia, que la ley penal no puede aplicarse con carácter retroactivo y olvidando, también para justificar la infamia, que al no prescribir jamás tales delitos, pues nadie legítimamente puede hablar en nombre de la humanidad, toda institución jurídica ostenta la ineludible obligación de perseguirlos “in saecula saeculorum”. Es más, y terriblemente más, negando esa aplicación retroactiva al delito de genocidio estarán declarando nulos por vía “de facto” los mismos “Juicios de Núremberg”, y absolviendo “post mortem” a todo condenado en ellos por esos horrendos crímenes. Los implacables asesinos de 5.934.000 judíos (1.500.000 con menos de 12 años), de 3.500.000 soviéticos prisioneros de guerra, de 1.900.000 polacos, de 1.670.000 eslavos, de 1.500.000 gitanos, de 500.000 minusválidos (más 300.000 esterilizados), de 200.000 masones, de 15.000 homosexuales (más cientos castrados por orden judicial), de 5.000 testigos de Jehová, de… serán “de facto” declarados “inocentes”. Sus crímenes fueron legales, amparados plenamente por el ordenamiento jurídico de la Alemania nazi, y únicamente fue posible condenarlos tras derogarlo con la rendición incondicional del régimen hitleriano. Con la victoria la legislación penal Aliada se impuso, y se aplicó retroactivamente en esa Alemania destruida en todos los sentidos. ¿Qué haremos las izquierdas cuando semejante aberración de lo Justo vea la luz?. ¿Seguiremos anclados a un sillón y al sueldo de un Parlamento que ya hace tiempo dejó de representar a este pueblo?. ¿Seguiremos anclados a un “bla, bla, bla…” y a un “que me voy a la calle”, poniendo el pie en la acera para después volver a retirarlo, salmodiando incesantemente una estrategia que ya hace tiempo todos vemos asimismo como inútil?. ¿Seguiremos convocando movilizaciones atomizadas que por así serlo y por ser dirigidas bajo el indiscutible y cobarde lema del “peace and love” garanticen más cadáveres que victorias y servir mejor al opresor que al oprimido?. ¿Seguiremos…?

    Pulsar “Entrar” en:

    http://aims.selfip.org/spanish_revolution.htm

    • villadevallecasasamblea dijo:

      Interesante reflexión, muchas gracias por compartirla.

      15M Asamblea Villa de Vallecas

  2. Pingback: Boletín informativo de los barrios y pueblos de Madrid número 14 | 15M Escorial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *