¿A qué estás dispuesto a renunciar? por Carlos Rodriguez

¿A qué estás dispuesto a renunciar?

Parece una pregunta fácil, pero si miras dentro de ti, ¿estás dispuesto a renunciar a algo?

Es el momento de hacerse esta reflexión, puesto que la revolución ya está en marcha, llega el momento de seguir ahí y de poner tu granito de arena para hacer que esto crezca. No pido que reflexionéis sobre grandes sacrificios, pero, ¿estás dispuesto a ceder 2 horas a la semana para acudir a la asamblea de tu barrio, quitarte 2 horas de tu ocio?. Sólo os pido que no seáis hipócritas, sed honestos con vosotros mismos.

Este movimiento nace des interesadamente, o eso creo yo, al menos, pero hay tantas lagunas, tantos vacíos, tantas preguntas por resolver, tanto por hacer. No queremos que la gente colabore obligada, queremos que colabore por iniciativa propia, por libre elección, por su decisión a sacrificar parte de su tiempo libre a escuchar, a informarse, a compartir ideas, reflexiones, sentimientos. Y por qué no, a expresarse, a hablar sobre sus inquietudes, sobre sus preocupaciones. Pero hay que estar dispuestos a sacrificar algo, a renunciar a algo.

Cuando seamos capaces de admitir que tenemos que renunciar a algo, avanzaremos más rápido, más fuertes y sobre todo más unidos. No todos tenemos las mismas ideas, los mismos problemas, las mismas necesidades ni las mismas maneras, pero no debemos pensar en qué nos desune, todos tenemos algo en común, todos tenemos el mismo fin. ¿Por qué no trabajamos para ese mismo fin, por qué no renunciamos lo que nos desune para conseguir lo que de verdad nos une.?

El día que aprendamos a renunciar a algo, aprenderemos a llegar a conseguir nuestros fines en común.

Así que, ¿estás dispuesto a renunciar a algo?

 

Carlos Rodríguez

Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Propuestas. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a ¿A qué estás dispuesto a renunciar? por Carlos Rodriguez

  1. Andrés Rubiño dijo:

    Buenas tardes Carlos Rodriguez,

    Justamente ayer veniamos conversando con un amigo, respecto a la dificultad de mantenerse activos, y llegamos a esa simple conclusión de renunciar a algo, a esas dos horas cada domingo, para participar, involucrase. Casi como si de una religión se tratase, en ves de ir a misa ir a la asamble como nuestra nueva comunion, como comunidad que somos y comprometernos al menos a escuchar esas 2 horas y participar si cabe nuestra opinión.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *