Latidos, por Alfredo Waisblat

Latidos,

amantes de la lluvia y de la miel

árboles que crecen hasta la altura de las cordilleras

pies en clave de sol que generan sinfonías de pasos

que se confunden en los sonidos de otros millones de pasos sinfónicos

Se hacen pequeños los caminos y los bosques

crecen los vuelos y las esmeraldas en el aire

y construyen figuras y recorridos imposibles en un espacio

que está empezando a recuperar sus colores y sus preguntas

 

Algo cambia en estas latitudes

las miradas brillan y se multiplican

los abrazos se enredan y retuercen como una selva vegetal

las voces producen ecos explosivos y lluvias tropicales

y las manos pintan de colores los grises rincones de la memoria

 

Madrid ya no es solo Madrid

la Puerta del Sol, abre infinitas aberturas a mundos maravillosos

que se deslizan como lluvia fresca por los ríos y los mares

 

La plaza de Madrid tan azul y luminosa,

se queda chica para albergar el aleteo de tantos sueños

sueños que nos construyen y reconstruyen el paisaje

y que por su propia existencia

intentan tomar el cielo por asalto.

 

 

Madrid, Puerta del Mundo, 25 de julio de 2011

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Propuestas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *