Las principales propuestas económicas del 15M

Las principales propuestas económicas del 15M

El Premio Nobel de Economía en 2001 Joseph Stiglitz le dio su apoyo al acudir a una de sus asambleas populares. Y también con sus declaraciones aquel día. Se deben buscar ideas nuevas cuando fracasan las viejas y hay que pensar en medidas más sociales y solidarias, dijo el profesor estadounidense crítico con la globalización.

Estas son, justamente, algunas de las banderas del movimiento 15M. Pero además su Grupo de Trabajo de Economía en Madrid, conformado por “indignados” de diverso origen y perfil que se han apuntado a la tarea de dar forma al ideario económico del colectivo, atesora propuestas específicas.

Son las que se han ido recogiendo, debatiendo y aprobando por consenso en cada uno de los seis subgrupos mediante los cuales funciona: empleo, empresas, viviendas, política económica, sistemas financieros y relaciones económicas globales.

Una vez superado ese paso, las propuestas fueron aprobadas por consenso en alguna de las asambleas generales de Economía que se realizan de forma periódica.

Los miembros de este grupo adelantan que se trata de propuestas “abiertas”, pues pueden ser ampliadas, corregidas y desarrolladas por quien lo desee, y no representativas de todo el 15M. Aunque son las únicas con las que cuenta de momento el movimiento y en torno a las cuales centra su lucha.

Estas son las ideas económicas «indignadas» más destacadas, recogidas en el primer borrador publicado por Economía:

1-      Derogación de los capítulos de la última reforma laboral que “signifiquen un aumento de la precariedad, una reducción de los derechos laborales y un deterioro de los regímenes de pensiones”.

2-       Reducción efectiva de la jornada laboral y de la vida laboral “hasta cumplir todas las necesidades de empleo de la población”.

3-       Aumento del salario mínimo interprofesional hasta equipararlo con el resto de Europa y hacerlo correspondiente con las condiciones actuales de vida. Y regulación de los salarios máximos.

4-      Paralización de los desahucios hasta que se consiga la reforma de la Ley Hipotecaria para establecer la dación en pago (entrega de la vivienda) como forma de saldar las deudas hipotecarias. Créditos hipotecarios a un máximo de 20 años y por no más del 60 por ciento del valor de tasación de la vivienda. Creación de un organismo tasador público independiente.

5-      Creación de un parque de vivienda público en régimen de alquiler social. “Un organismo público independiente catalogará y censará las viviendas vacías para su posterior puesta en uso en función de la renta y situación de cada persona”.

6-       Prohibición de expedientes de regulación de empleo en empresas que dan beneficios.

7-     Medidas fiscales para incrementar los ingresos y la progresividad del sistema. Entre ellas, aumento de los tramos y los tipos máximos del IRPF, persecución del fraude, endurecimiento de la tributación de las SICAV hasta su eliminación en toda Europa, creación de un impuesto que pene los movimientos especulativos y reducción progresiva de la imposición directa.

8-     Restablecimiento de la banca pública. Y control del sistema bancario en general: paralización inmediata de la privatización de las cajas de ahorro, separación de las actividades de inversión y especulativas y exigencia de responsabilidades penales y patrimoniales a gestores financieros, agencias de calificación e instituciones.

9-       Abolición de los paraísos fiscales.

10-    Cumplimiento de la ley de pronto pago por parte de las administraciones públicas para evitar los problemas financieros y el cierre de pequeñas y medianas empresas.

11-     Equiparación de derechos y obligaciones entre todos los trabajadores, con independencia de su adscripción al régimen general o autónomo.

12-     Implantación del balance social en todas las empresas. Además del balance económico, las empresas deben dar cuenta de su gestión social (respeto a los derechos de los trabajadores, transparencia en la administración y cuidado del medioambiente).

13-   Moratoria en el pago de la deuda externa española y la que otros estados tengan con España hasta “realizar una auditoría integral “que pueda determinar su legitimidad”.

14-     Cumplimiento de la legislación más garantista en materia de derechos por parte de las empresas españolas en el exterior.

15-    Imposición de impuestos globales sobre bienes públicos globales (a transacciones financieras internacionales y actividades que afectan al medioambiente, por ejemplo).

 

El grupo de Economía del 15M no se queda en el papel y también tiene su propia agenda de movilizaciones.

De hecho hoy mismo tiene previsto realizar una “concentración pacífica itinerante”. La marcha comenzará a mediodía frente a la sede del Banco de España, tras lo cual realizará un recorrido por las principales agencias de calificación con sede en Madrid.

En cada una de ellas los “indignados” leerán un comunicado en el que “se denunciará cómo estas agencias de rating amparadas por las instituciones internacionales especulan con la deuda de los países, que luego son obligados a brutales ajustes sociales para asegurar el pago de esa deuda”.

 

Fuente:

http://noticias.lainformacion.com/asuntos-sociales/las-principales-propuestas-economicas-del-15m_qoPqPOOjieYVbtlkKti8F2/

Print Friendly, PDF & Email
Esta entrada fue publicada en Propuestas. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Las principales propuestas económicas del 15M

  1. manuel dijo:

    Acerca de la visita de Joseph Stiglitz

    El domingo 24 de julio miles de personas venidas de todos los puntos del Estado recorrieron Madrid al grito de “No nos representan”. Para muchas de las personas que participamos en las asambleas y acciones que se han sucedido tras el 15-M ese “No nos representan” no se circusncribe solo a los políticos de PP-PSOE, ni aunque lo ampliemos a todos los profesionales de la política. Va mucho más allá. No nos representa este sistema. Y no nos representan aquellas personas, organismos e instituciones que participan de la gestión de este sistema (capitalista) para el que no somos más que mercancías, que nos limita, nos controla y nos condena a la miseria material y vital.

    Por ello no podemos entender la presencia como invitado “especial” del economista Joseph Stiglitz en una asamblea sobre Economía celebrada al día siguiente de la manifestación en el parque de El Retiro. Pensábamos, quizás ingenuamente, que la horizontalidad era de una de las bases de un movimiento asambleario. Si así fuese, ninguna opinión tendría por qué tener más relevancia que otras y mucho menos concedérsele esa importancia de antemano, como ha sucedido con Stiglitz, al ser anunciada su asistencia vía Twiter y ser filtrada a la prensa su visita, acudiendo los mass media en masa para cubrir la intervención de la vedette ante los “indignados”. Dudamos que se haya concedido antes tanta importancia a la intervención de una persona en una asamblea. Por eso nos preguntamos, ¿es más importante la intervención de Stiglitz que la de las miles de personas que llevan semanas participando en las asambleas? Hay personas que han parado deshaucios, otras han recorrido cientos de kilómetros en las marchas, han acampado bajo el sol y la lluvia, las hay que han recibido ostias de la policía, miles de personas moviéndose, creando y luchando. Y, sin embargo, parece que para algunos es más importante lo que nos tenga que decir un miembro de la oligarquía que nos oprime (porque no otra cosa es Stiglitz) que lo que tiene que decir estas personas. Parece que no todas las voces son iguales ni valen lo mismo. ¿No se apelaba en las asambleas de Sol al “pensamiento colectivo”?

    El espectáculo montado alrededor de Joseph Stiglitz, además de ridículo, nos parece una falta de respeto hacia las asambleas y hacia todas las personas que han participado y participamos de un movimiento que creíamos horizontal. Y lo es aún más si nos detenemos a preguntarnos quién es Joseph Stiglitz y a quién representa, a nosotras no, desde luego. No podemos olvidar ni obviar, como hacen muchos de los fans de Stiglitz, que fue miembro de la administración de Bill Clinton, mandatario del Banco Mundial (¿alguien ha olvidado lo que esa institución representa?), miembro de diversas instituciones de economistas, fundaciones y de algún que otro lobbie. Todo ello bien remunerado, ¿por quién?, por aquellos que aún tienen interés en hacer como si nada ocurriese y el Capitalismo pudiese ser aún una solución.

    Sitglitz tiene muchos intereses detrás de él. Un día antes de su participación en la asamblea de El Retiro había impartido una clase en los cursos de El Escorial, cursos pagados por el Banco Santander (conocida institución de ayuda al prójimo que cada día echa de sus hogares a varias familias). Y un día después se reunía, en tanto que miembro del Consejo Científico de la Fundación Ideas, con el presidente del gobierno, Rodríguez Zapatero, y con el candidato del PSOE a la presidencia, Pérez Rubalcaba. ¿No decíamos que no queremos ser mercancías en manos de políticos y banqueros? ¿En qué quedamos? No se puede estar con los oprimidos y con los que los oprimen. Nos parece una burla de muy mal gusto.

    Entendemos que la participación de Stiglitz en la asamblea es un insulto a todas las personas que participan, anónimamente, en las asambleas. No necesitamos expertos que nos digan lo que tenemos que hacer, ya tuvimos suficiente de esto. No necesitamos líderes ni gurús de ningún tipo, ya vengan de fuera o surjan de dentro. Nosotras creemos en la horizontalidad, creemos en la madurez y responsabilidad de la gente, que es capaz de tomar decisiones por sí misma sin la necesidad de intermediarios que nos digan qué es mejor para nosotros. Y mucho menos viniendo de personajes como Stiglitz para quien todos los problemas del capitalismo se solucionan con unas cuantas tasas y poco más. No, el Capitalismo es el problema, no tal o cual versión del mismo. No queremos reformar un sistema que jode nuestras vidas y las del planeta, queremos destruirlo para recuperar nuestras vidas.

    No necesitamos, como demandaba Stiglitz, buenas ideas para contrarrestar las malas, para nosotros es más importante conocer bien aquello que nos niega para así poder negarlo. Ese es nuestro proyecto positivo. Así pues, Stiglitz, negamos la Economía y te negamos a ti y a los de tu calaña. Porque esas buenas ideas tuyas nos parecen una medida desesperada e inútil por darle un nuevo lavado de cara al Capitalismo. Desesperada porque los poderosos le están viendo los dientes al lobo e inútil porque el Capitalismo es irreformable. A nosotras la horizontalidad, la autogestión y la solidaridad nos parecen no solo buenas ideas sino sobre todo una magnífica práctica y una maravillosa forma de vida. No queremos tu Capitalismo de rostro humano ni ningún otro. No aceptamos que lo existente sea lo único posible y además sabemos que la continuación de lo existente solo nos traerá más miseria y más muerte.

    Que no nos representas, Stiglitz, ni tú ni nadie. Eres el enemigo

    Ni líderes, ni representantes, ni especialistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *